La Mesta

Alcoba La Mesta

ALCOBA LA MESTA

Ya en época de Jaime I y de Pedro Fernandez de Azagra se inicia el proceso de donación de dehesas así como se concedió a los vecinos el aprovechamiento de montes, pastos y leñas gratuitamente. Se potenciaba de este modo la ganadería así como la repoblación del territorio. Así por ejemplo en los fueros de 1234 se especifica el pago de montazgo para las ovejas forasteras y que este revertía a los vecinos del pueblo. Sin embargo no es hasta el año 1415 cuando Fernando I concede a la Comunidad de Albarracin el privilegio de hacer ligallo o mesta. Sin embargo, en 1420 Alfonso V revoca estas disposiciones por ser contrarias a los intereses de la Casa de Ganaderos de Zaragoza.

Pese  a todo una sentencia arbitral en 1493 decretó la celebración de 2 mestas al año (una el 1 de Junio y otra el 16 de Agosto) en ellas presidía el Juez de la Ciudad que también decidía  junto al alcalde de la mesta en la resolución de las causas. Además se convocaba a los diputados de la Comunidad y a los ganaderos de más de 100 cabezas. Previamente se celebraban ligallos, de obligada asistencia para todos los ganaderos, en cada una de las 4 sesmas.

Es en el siglo XVIII cuando la ganadería transhumante de la Sierra de Albarracín consiguió la mayor expansión de su historia pese a la reducción de los pastos comunales por las roturaciones. Esto se consiguió creciendo las cabañas y concentrado la propiedad pecuaria. Los pequeños ganaderos tuvieron que concentrar sus ganados en Dulas aprovechando los pastos comunales y dejando en manos del Dulero (pastor de la Dula) las labores de pastoreo.